lunes, 10 de julio de 2017

La velocidad de los días...

Me abruma el veloz paso del tiempo.Hace ya dos semanas que finalizamos un curso más, este con un "plus" ,ya que fui agraciada con una plaza de vocal en uno de los tribunales que examinaron a los aspirantes a funcionarios de carrera.Una experiencia intensa y positiva,pero que sumada al estress de final de curso,me ha dejado bastante agotada...
Los chicos van haciéndose hombres,el mayor trabaja en un chiringuito de playa y está encantado, el pequeño, contra todo pronóstico, obtuvo la titulación de técnico de grado medio...y los dos tienen coche ya.Uno de segunda mano para A., y D. ha heredado el nuestro.Más por insistencia de Maite que por verdaderas ganas de estrenar,nos hemos comprado un coche nuevo que me lleva loca con el cambio de marchas y me está provocando un estado próximo a la fobia...espero pillarle el tranquillo pronto,porque parezco una novata,y de las torpes...
Cosas siguen pasando que me dan argumento para escribir,pero el día a día ha sido demasiado exigente y el blog está un poco en standby...a ver si éste verano me animo a escribir,o lo dejo definitivamente aparcado.
De momento voy cerrando cosas pendientes del trabajo y me voy tomando las cosas con más tranquilidad...