miércoles, 6 de agosto de 2014

El domingo hubiese podido matar a dos personas...

...pero tuve,tuvimos suerte.Ellos siguen su periplo vital,probablemente nunca nos volveremos a cruzar, y si lo hacemos ni tendremos ni idea,porque no llegué a verles las caras protegidas con el casco.Sólo les deseo que no nadie les de un susto como el que yo, que siempre presumo de prudente, les dí el domingo.
No me gusta conducir.me saqué el carnet porque mi padre,poco antes de cumplir los 18,se dirigió un dia a mi y me dijo :"dentro de nada cumples 18,no?pues a sacarte el carnet  de conducir, yo te lo pago".Teniendo en cuenta que ,aparte de las gafas o lentillas y los tampax y compresas, mis padres no me pagaron nada desde los 15-16 años, (y cuando digo nada me refiero a :ropa,estudios,libros,salidas)...por supuesto,acepté encantada la propuesta de que sacarme el carnet me saliese gratis.Después de costarme varias veces aprobar,debido a mis nervios, me pasé ocho años sin conducir, y volví a coger el coche pensando que si cualquier persona por burra que fuese podía ponerse al volante de un coche, yo no sería menos.
Pero nunca me ha gustado conducir.Conduzco tensa,pendiente de los demás vehículos,despotricando contra las barbaridades que a diario veo que se cometen en la carretera...tres accidentes, por suerte sin consecuencias para mi integridad,han contribuido a que vaya con pies de plomo cuando me siento frente al volante.
Huelga decir que raramente me paso un semáforo en ámbar,y nunca en rojo.La tira de veces he visto como los vehículos de los carriles paralelos al mio pasaban velozmente cuando yo ya llevaba unos segundos parada...pero el domingo no sé que me pasó...probablemente el hecho de estar en Barcelona, en una zona en la que si paras ante el semáforo demasiado pronto te arriesgas a que te den un porrazo por detrás,hizo que,al ver que el semáforo cambiaba a ámbar en vez de frenar,acelerase, y  no me diese cuenta de que la moto que iba delante mio se lo había repensado y estaba frenando...los vi parados,delante mio,y supe que les iba a dar.Por suerte,me desvié a la izquierda y lo que hubiese sido una embestida de pleno se quedó en un roce con el espejo retrovisor de la derecha.Yo me quedé petrificada,y fue mi compañera la que bajó a preguntarles si querían hacer parte, si les habíamos hecho daño...No quisieron hacer papeles, y sólo se habían llevado un pequeño golpe en el codo, ella, y en el pie,él.
A lo largo de toda la tarde y parte de la noche continué reviviendo la escena,y la vuelvo a revivir a menudo.Mi compañera va en moto a todas partes,cada día va al trabajo ,recorre toda Barcelona en moto,y me aterra que le pase algo,me aterra la vulnerabilidad de los y las motoristas,y me aterra lo fácil que puede ser arrebatar la vida,o herir a alguien,por culpa de una reacción equivocada,una reacción que,en mi, ni siquiera responde a una conducta habitual.
De momento, aumentaré si cabe mi estado de alerta... seguiré conduciendo con veinte ojos,y agradeciendo al azar, a Dios o a lo que sea, no ser la responsable de un accidente grave.

4 comentarios:

  1. !!Exagerá !!. Al igual que tu no me gusta conducir y eso que tengo el carnet desde ni se sabe , he atravesado España de lado a lado, he visto accidentes y muertos tumbados en la carretera, incluso por exceso de precaución hace años tuve un pequeño accidente. Salir a la carretera siempre tiene su riesgo, un riesgo que hay que asumir incluso si se cumplen las normas de circulacion a rajatabla, que es lo que hay que hacer.
    Hoy salgo a la playa con mis hijas y mis nietos, conduzco solo70 kilómetros pero ya estoy un pelin de los nervios, luego se quitarán, pero nunca sabes lo que puede hacer el que viene frente a ti o te va a adelantar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es muy bueno este post.
    Quien lo lea podrá entender que los que vamos en el coche, estamos más protegidos pero no siempre llevamos razón.
    y el reconocerlo hace q estemos aún más pendientes de la carretera y los que van alrededor.

    Me alegro que todo quedara en un susto.

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Pero no pasó nada,así que no te mortifiques. Por eso son accidentes. No eres,por lo que cuentas,ninguna loca del volante, así que no te comas la cabeza, que, después de todo, no hubo más que un susto y nada más. Yo no me atrevo a conducir por Barcelona. Le tengo miedo a conducir, y si lo hago,es por obligación, para ir a trabajar. Piensa que, afortunadamente, no hubo nada más que el susto y poco más.

    ResponderEliminar
  4. Yo voy en moto a diario desde el 2006, y sólo he tenido un accidente (nada grave, pero accidente). Si tengo que morir en la carretera, moriré. La vida misma es un riesgo, pero el de ir en moto me compensa. En realidad, por mi trabajo no podría llegar a todos los sitios que tengo que ir sin mi Refi. No te preocupes, todos los que nos subimos a una moto sabemos que somos vulnerables. Deja el miedo y la culpabilidad a un lado, que sólo son lastres. La prudencia y responsabilidad que demuestras son un seguro mucho más eficaz :-)

    ResponderEliminar